Romería de Castrotierra

 

o

Fotos gentileza Diario de León, 12 May.  2012

http://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_de_Castrotierra

http://nistal.webnode.es/romeria-de-castrotierra/

Romeria de Castrotierra

Más de 40 pendones acompañan a La Virgen de Castrotierra, en procesión desde su santuario hasta la Catedral de Astorga. un riguroso orden que se mantiene desde los tiempos en que se superaron las temidas incursiones árabes protagonizadas por Almanzor allá por el siglo XII.

Cuando los llamados “procuradores de la tierra”, laicos representantes de trece pueblos de las tierras secanas de la comarca, deciden por votación mayoritaria, La Virgen es sacada en romería multitudinaria hasta Astorga (caminando 18 kms), en cuya catedral recibe culto solemne durante nueve días. A esta decisión democrática de los pueblos más afectados por las sequías llaman a este evento “votar la Virgen”. Si no ha habido ocasión, la romería se celebra al séptimo año.

A su intercesión encomiendan sus devotos la lluvia. En esta romería, en la que toman parte alrededor de cincuenta pueblos de la zona, con sus pendones y suelen asistir más de veinte mil fieles. Es un brillante acto religioso tanto en sus peregrinaciones de ida y vuelta al santuario, como durante los días en que recibe solemne culto en la Catedral.

La comitiva se cierra con la imagen llevada en andas, muy solicitada durante todo el trayecto (18 Km.), le precede la cruz de Valle portada por un devoto, delante va el resto de cruces en representación de unos cincuenta pueblos y, por fin, los pueblos con su pendón en orden.

La Virgen sale un viernes después de la misa a mediodía entrando en la catedral con estrellas. Después de la novena, regresa un lunes abandonando la catedral con estrellas para llegar a su santuario para presidir la comida campestre de los romeros.

Si la ida es grandiosa, la vuelta, nueve días más tarde, no deja de serlo, y termina con fiestas y bailes de pendones en el viejo castro de la Edad del Hierro.

El Santuario

A 15 kilómetros hacia el sur de Astorga y coronando un cerro, sobre los cimientos de un castro anterior a la conquista romana, se alza el santuario de la Virgen con una airosa y esbelta torre, que es como un faro luminoso y esperanzador para todos aquellos pueblos de la comarca.

Indudablemente anterior al actual santuario hubo una ermita.

Su fábrica de antigua y sólida construcción revela un esmero en la mano de obra, que contrasta con la humildad de las iglesias de los pueblos cercanos.
La imagen.

A falta de documentos tenemos que acudir a la tradición, que se remonta al s. V, a tiempos de Santo Toribio, Obispo de Astorga, el origen no sólo del santuario, sino de la devoción a la Virgen de Castrotierra.

La talla actual no es de aquel tiempo, tiene marcadas características del s. XVll, por eso parece innegable la necesidad de otra imagen anterior, de la que no se conservan noticias históricas. Esto se explica fácilmente si se tiene en cuenta la situación del Santuario junto a la “Vía Romana” por donde pasaban los invasores, que llegaron hasta Astorga.

Abogada de la lluvia

La devoción a Nuestra Señora de Castrotierra se manifiesta de manera especial en las solemnes rogativas, que tienen lugar sobre todo para pedir el beneficio de la lluvia sobre los campos. Entonces se la lleva triunfalmente a la catedral de Astorga, en donde tiene lugar un solemnísimo Novenario. El origen de esto se enraíza con el milagro de Santo Toribio.

Nos sigue contando la tradición que estando el Santo Obispo en tierras de Palencia, a donde se había retirado a causa de un falso testimonio, que se le imputó, se dejó sentir una pertinaz sequía, que duró varios años consecutivos. Los agricultores del término de Astorga se vieron reducidos a la miseria por las pérdidas de las cosechas; la comarca se despoblaba, ya que dejaba de ser fértil para pasar a ser agostada y miserable. En esta situación acudieron al Santo Obispo Toribio a pedirle consejo y remedio para tal calamidad. El les dijo:”Volved a Astorga, buscad no lejos de ella la milagrosa imagen de la Virgen de Castro, llevadla en procesión a la catedral y tened allí en su honor un solemnísimo novenario. Si tal hiciereis, la lluvia fecundará vuestros campos, y siempre que os encontréis en apuros de sequía, peste u otra calamidad, acudid a la Virgen y seréis remediados”.

Los comisionados siguieron al pie de la letra las instrucciones del Santo Obispo y pudieron pronto comprobar cómo la benéfica lluvia devolvía la perdida lozanía a los antes secos campos.

La primera noticia fehaciente de la traída de la imagen de Castrotierra a la Catedral de Astorga es de 1.587, en ese año vino en procesión a causa de la mucha sequía, así se encontraba en el archivo del Cabildo, que fue destruido, cuando los franceses lo incendiaron.

 

Deja un comentario